Pensar hoy la planificación de políticas públicas torna necesario hacer uso de un abordaje que incluya y contemple las desigualdades de género.

No obstante, en la actualidad la ausencia de estadísticas actualizadas sobre nuestra ciudad plantean dificultades para afinar las políticas a partir de esta perspectiva.

Con el objetivo de contribuir a cubrir dicha vacancia, este informe da a conocer aspectos vinculados al mercado laboral y a los ingresos según género para el aglomerado Gran Santa Fe (AGSF). 

En este marco, el INFORME N° 7 RADIOGRAFIA DE LA DESIGUALDAD DE GENERO EN EL GRAN SANTA FE analiza los principales indicadores para estudiar las desigualdades de género en el Gran Santa Fe. 

Los principales resultados obtenidos son los siguientes:

1. La actividad y empleo es mayor en los varones, mientras que la desocupación y subocupación es mayor en mujeres. Esto muestra que, incluso siendo minoría en el mercado de trabajo, las mujeres tendrían más dificultades para conseguir trabajo y/o para trabajar una jornada completa.

2.  La falta de descuento jubilatorio suele ser un indicador que aproxima la falta de registro de la relación laboral asalariada y, por lo tanto, al empleo informal. Como puede verse en el siguiente cuadro, la incidencia de esta problematica es mayor entre las asalariadas mujeres.

3. La idea de “brecha” puede aplicarse para comparar las horas que trabajan en promedio mujeres y varones en el mercado laboral, de forma remunerada. Se observa que en promedio, las mujeres trabajan menos horas que los varones, y esto explica una parte importante de la brecha de ingresos mensuales. Esto se debe a que las mujeres son las principales responsables de las tareas domésticas, junto con las tareas de cuidados, esto generar a una menor disponibilidad horaria para su inserción en el mercado laboral.

4. De hecho el fenómeno de doble o triple jornada laboral se refiere al trabajo que desarrollan las mujeres en una jornada laboral externa, el referente a las tareas domésticas y de cuidados y el esfuerzo que hacen por mantener las redes afectivas asi como tambión las labores vinculadas a servicios comunitarios o también a la economía popular

5. Los deciles más bajos de ingresos estan compuestos mayoritariamente por mujeres y los de mayores ingresos mayoritariamente por varones. Decimos entonces q los estratos de menores ingresos estan feminizados, al tiempo q los estratos de mayores ingresos se encuentran masculinizads

12. En el AGSF a lo largo del período se observa que las tareas domésticas las realizan mayoritariamente las mujeres (76%).

 

Historicamente, se ha consolidado una división sexual del trabajo que asigna roles de género. Las mujeres asociadas al trabajo reproductivo (las tareas necesarias para garantizar el cuidados, bienestar y supervivencia de las personas que componen el hogar), y los varones al trabajo productivo (vinculado al que se realiza en el mercado y de manera remunerada).